header-photo

Las crónicas del viajero: Tragicum

Segunda parte de mis escritos :P.. Para la primera parte denle aquí.

---------------------------------------------------------------------------------

Uff... Creo que me tardé demasiado, no pensé que "eso" durara tanto tiempo. Si vuelve a ocurrir quizá yo tenga que... No, mejor no. No quiero crear más problemas de los que ya hay. Además, todavía no encuentro a alguien que esté dispuesto a eso...

¡Oh! ¡Ahí estás! De verdad debo pedirte mis más sinceras disculpas, tuve muchos contratiempos y nomás no le encontraba el final. Pero por otro lado, debo felicitarte por tener tanta paciencia y sobre todo ser firme a nuestro trato. No siempre se logran encontrar a personas así. A esas personas hay que mantenerlas cerca... Tu sabes, puede que algún día necesites de ellas.

Así que, como cumpliste con tu parte del trato, es mi turno cumplir con mi parte. Respira profundamente, y pon atención... Lo que te voy  a contar es triste y a su vez magnífico. Lo mejor de todo es que no tengo prohibido contarselo a alguien más. Suponiendo, claro, que mis benefactores creen que estoy trabajando...

No muy lejos de aquí, existe un planeta... Tiene muchos nombres, tu sabes, cada civilización le pone un nombre a todas las cosas que ve. Y como yo no conozco todos esos nombres solamente puedo compartirte el que yo sé, pues yo he nombrado a ese planeta así: Tragicum. Si, yo sé que ese nombre es bastante tonto. Quizá cuando termine de contarte la historia entiendas por qué le puse así.

Las costumbres de ese lugar no eran tan diferentes a las tuyas. Una fiesta anual en honor a los monarcas... Una celebración para honrar a los caídos, una para el casamiento y muchas otras más. Considerando que la civilización era muy jerárquica, no tenían problemas en cuanto a diferencias sociales.

Sin embargo, todo tiene un lado amargo, no hay civilización pura ni unificada, esas utopías no existen. Y Tragicum no fué la excepción. Así como había quienes se preocupaban por el orden de las cosas había quienes solo querían gobernarlo todo... Sí, claro, en eso tienes razón. Las luchas de poder son el pan de cada día entre líderes y gobernantes. ¿Qué culpa tiene el niño que se divierte jugando con sus juguetes? ¿O la señora que solo busca lo mejor para sus hijos? ¿O el señor que sufre día a día la impotencia de no ofrecerle algo mejor a su familia?

Inevitablemente la guerra apareció, ¿puedes imaginar a toda una civilización dividida en dos? Es como el ying o el yang... A diferencia de otros lugares donde hay variedad de ideas... Un lado de color verde... El otro de color amarillo... Poco a poco acabando con toda la belleza de su hábitat. A veces me pregunto en qué momento se dieron cuenta de que las únicas criaturas con vida que quedaban eran ellos... Ya ni siquiera había flora... Ni qué decir de la fauna. Todo es un equilibrio: si te falta algo se descontrola todo. 

No es fácil ver una matanza, ni mucho menos hacer lo que yo hago. Pero es necesario, tarde o temprano ese conocimiento le puede servir a alguien.

Cuando la guerra estaba en un punto muerto, a alguien se le ocurrió la brillante idea de mirar a su alrededor. El horror que atestiguó fue tanto que se quitó la vida, no sin antes dejar una frase que más tarde le abriría los ojos a todos: "Miren a su alrededor... ¿Qué hemos hecho?".

¿Que cómo lo sé? ¡Jaja! A eso me dedico...

Lejos de querer llegar a un acuerdo de paz, las dos facciones prefirieron castigar sus crímenes, ya no había solución a lo que habían hecho. Esos paisajes de bellísima naturalidad habían desaparecido. Un soldado incluso rememoró su infancia mientras miraba una pila de cadáveres. Si me preguntas, a mi parecer era una coincidencia que el lugar donde conoció a su primer amor... Donde le dió su primer beso... Y donde le propuso matrimonio... Era el mismo donde se encontraban esos muertos. Las lágrimas no se hicieron esperar.

No tardó mucho en ejecutarse la sentencia, un artefacto crearía una serie de reacciones en el planeta que terminarían por congelar a todo aquél que estuviera ahí. El proceso para que eso ocurriera no fué lento... Te aseguro que muchos lo aceptaron sin reprocharlo.

Quizá algún día logres ir a ese lugar... Y si el tiempo no ha hecho estragos con Tragicum, podrás ver a los últimos sobrevivientes de una gran guerra congelados, con una mirada serena y una sonrisa que refleja la tranquilidad de saber que nadie más cometerá ese error.

¿Qué como alguien más sabrá eso? Bueno eso también es fácil de responder... En la sala real de una de las ciudades principales se encuentra un gran libro, en la cuál se documentó todo.... Absolutamente todo. Si alguien se atreviera a leerlo no le bastaría su vida para terminarlo. Es su legado... Impedir que la historia se repita... En otro lugar.

Así que... Mi parte del trato está completa. ¿Oh? ¿Quieres que te cuente otra historia? Mmm.. Tal vez lo haga... Pero no por ahora, aquí llegan nuevas ordenes. Te veré aquí, la siguiente vez quizá te cuente algo menos triste.

Hasta entonces...

1 comentarios:

Dayana Cortes dijo...

HOLA!!!!

TE INVITO A MI RETO:MI HISTORIA
http://dayfananimes.blogspot.com/2012/09/retomi-historia.html

NO ME DEJES SOLA EN ESTO PARTICIPA